Latinoamerica También Tiene Medallas A La Sombra

ivan-pedrosoPor Eddy Luis Nápoles Cardoso

Los Campeonatos Mundiales de atletismo bajo techo tienen su inicio a partir de unos Juegos Mundiales en Sala, celebrados en Paris, Francia entre el 18 y el 19 de enero de 1985, de allí a la fecha se han realizado 11 ediciones con una periodicidad de dos años, salvo la versión de Budapest 2004, la cual fue convocada ese año para que en lo adelante se realicen alternando con los mundiales al aire libre.

Los atletas latinos han estado presentes en todas las ediciones realizadas, destacándose por la cantidad de títulos logrados los representantes cubanos liderados por los saltadores Iván Pedroso, quien acumula cinco medallas de oro en salto de longitud y Javier Sotomayor con cuatro en salto de altura.

En aquella cita de 1985, celebrada en el Paris Bercy, la representación latina no logró escalar lo más alto del podio, solo dos preseas de plata y tres de bronce fue la cosecha regional, los plateados fueron los saltadores cubanos Javier Sotomayor en altura y Lázaro Betancourt en triple, mientras con los bronce cargaron otro binomio criollo de las mismas especialidades, Silvia Costa y Lázaro Balcindes a los que se les sumó el corredor brasileño João da Silva en los 200 metros.La primera edición de manera oficial, se desarrolló en la ciudad estadounidense de Indianápolis en 1987 y trajo la conquista de la primera presea de oro para la región, esta en las piernas del corredor brasileño José Luis Barbosa en los 800 metros, se logró además una de plata, mediante el corredor Roberto Hernández, segundo en los 400 metros planos y dos de bronce que fueron a los pechos de otro brasileño y de un mexicano, Robson Caetano da Silva en los 200 metros y Ernesto Canto en la caminata de 10 kilómetros.

Ahora en la siguiente versión de estas citas bajo techo celebrada en Budapest, Hungría en 1989, la comitiva latina se desbordó, de ello se encargaron el saltador de altura cubano Javier Sotomayor con su título acompañado del récord mundial para la disciplina, el Soto se elevó hasta los 2.43 metros, – una marca que en la actualidad permanece imbatible – el otro título fue a parar al cuello de su paisano Andrés Simón, vencedor en los 60 metros planos con 6.52 segundos, mientras con plata quedaban el triplista Jorge A. Reyna y el corredor carioca José Luis Barbosa en los 800 metros.

La siguiente cita fue convocada para la ciudad española de Sevilla en 1991 y de allí la embajada latinoamericana regresó huérfana de títulos, solo los atletas cubanos lograron subir al podio, con una medalla de plata para Jaime Jefferson en salto de longitud y bronce para Liliana Allen en 60 metros planos, así como Aliuska López en 60 con vallas y Javier Sotomayor en salto de altura.

Cuando el mundial vuelve a cruzar el océano, nuevamente Cuba saca la cara por la región, otra vez Javier Sotomayor se corona, ahora en Toronto, Canadá en 1993 con un brinco de 2.41 metros, lo acompaña Iván Pedroso, quien inicia aquí la conquista del primero de sus cinco títulos en el salto de longitud, este con 8.23 metros, mientras Jaime Jefferson está cerca de él en el podio con medalla de bronce.

El mundial regresa a España, ahora es Barcelona en 1995, ciudad de gratos recuerdos para muchos y donde repiten sus títulos los cubanos Javier Sotomayor e Iván Pedroso con 2.38 y 8.51 respectivamente, a este dúo se les unen otros nacionales como Aliuska López, al ganar los 60 con vallas y Yoelbi Quesada, tercero en triple, así como el chileno Sebastián Keitel en los 200 metros..

En 1997 la cita bajo techo vuelve a Paris y como para olvidar los malos momentos de Atlanta el año anterior, la comitiva cubana logra tres nuevos títulos, nuevamente Iván Pedroso, repitiendo su 8.51 de Barcelona en longitud, Anier García con 7.48 en los 60 con vallas y Yoel García con 17.30 en salto triple, en tanto otro García, este de nombre Iván y Aliecer Urrutia se adueñaban de las dos preseas de plata en los 200 metros y el triple respectivamente.

El mundial se va para Asia, la ciudad de Maebashi en Japón organiza la edición de 1999, que deparó solo tres preseas para los atletas latinos, entre ellos dos títulos, estos fueron una copia fiel de Toronto y Barcelona, sus protagonistas Javier Sotomayor con 2.36 e Iván Pedroso con 8.62 en altura y longitud respectivamente, la medalla de bronce fue para el corredor mexicano Alejandro Cárdenas en los 400 metros.

La novena edición corresponde a Lisboa, Portugal en 2001, el cubano Iván Pedroso completa su botín dorado en longitud, este con 8.43 y Anier García logra su segundo título en los 60 con vallas con crono de 7.54 segundos, no más preseas para Latinoamérica.

El mundial se traslada al Reino Unido en el 2003, Gran Bretaña, allí en la ciudad de Birmingham, los latinos logran apenas tres medallas, una de plata y dos de bronce, nuevamente viejos conocidos son los encargados de traerlas, los cubanos Anier García en los 60 con vallas, Yoelbi Quesada en salto triple y Maurren Higa Maggi en el salto de longitud.Siguen las citas bajo techo regresando al pasado, Budapest celebra la correspondiente al 2004 y se mantiene la sequía de títulos para los representantes ubicados al sur del Río Bravo, aquí la cubana Yumileidi Cumbá escaló un peldaño hacia la cima olímpica, fue segunda en la impulsión de bala, mientras el brasileño Jadel Gregorio hacía lo mismo en el triple y el cubano Yoandris Betanzos era tercero, otro carioca, Osmar dos Santos conquistó bronce en los 800 metros.Moscú la capital rusa acoge la edición de 2006, donde se mantiene infranqueable desde Lisboa 2001 la cima del podio para los atletas latinos, el cubano Dayron Robles es segundo en los 60 con vallas, el saltador panameño Irving Saladino también es segundo en longitud y Yoandris Betanzos repite su tercer lugar en salto triple.

La última huella de los Campeonato Mundiales Bajo Techo ha sido estampada en la ciudad española de Valencia en 2008, cita en la Latinoamérica bebió un sorbo del metal preciado mediante la cubana Yargelis Savigne en el salto triple con brinco de 15.05 metros, segundo se ubicaron el triplista criollo David Giralt y la saltadora carioca Maurren Higa Maggi, mientras que con medallas de bronce regresaban la vallista Anay Tejeda, la pertiguista brasileña Fabiana Murer y la cuarteta de relevo dominicana integrada por Arismendy Peguero; Carlos Santa; Pedro Mejías y Yoel Tapia

En sentido general Latinoamérica ha logrado un total de 51 medallas, de ellas 15 de oro, 16 de plata y 20 de bronce, con destaque para los atletas cubanos que archivan el mayor botín, con 38 preseas, repartidas en 15 de oro, 12 de plata y 11 de bronce.

Ya se avecina la venidera edición a celebrarse en Doha, Qatar entre el 12 y el 14 de marzo y con vista a esa cita, andan sonando en los recintos techados de Europa una comitiva integrada en su mayoría por atletas cubanos y brasileños, que encabezan Dayron Robles y Yargelis Savigne, que seguro incrementará el medallero del atletismo latino citas bajo techo.

0

Deja un comentario